viernes, 1 de febrero de 2008

¿Calendario de vida para leer?

Esta mañana me han entregado un montón de cartas sin abrir. Una de ellas contenía el Anuario del libro de la revista Delibros. Aparte de que me ha hecho mucha ilusión ver la publicidad de la revista Mi Biblioteca en una de sus páginas, me ha gustado recibirlo para ver las novedades editoriales, sobre todo en literatura infantil y juvenil. Y es que hoy voy a empezar a pedir libros de este tipo para hacer algunas de las reseñas en nuestra revista Mi Biblioteca. Me encanta hojear esos libros nuevos y leerlos como si fuese una niña o una jovencita, aunque muchos piensen que es una literatura menor y que leer ese tipo de literatura no se corresponde con nuestro calendario de vida... Ya estoy deseando tenerlos entre mis manos.

3 comentarios:

Belen dijo...

Siempre me han encantado los cuentos infantiles, añoro cuando mi madre me contaba cuentos mientras me peinaba o por las noches, me hacía reir o asustarme cuando ponía esas voces de los personajes.
Cuando puede leerlos por mi misma vi con lástima que no tenían muchoq que ver con los de mi madre, la pobre se los inventaba as su menera, aunque los suyos eran mejor.

Cuando en la Fundación entran libros infantiles me encanta verlos, ver los dibujos y leerlos.
suelo ir a las librerías de segunda mano y cuando entro lo primero que hago es ir a la sección infantil y buscar tebeos, que palabra más bonita, tebeo.
Me encanta Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Carpanta, El tío Gilito, el pato Donald, también los que están de moda ahora, X-Man, Spiderman .....
Supongo que todavía no quiero dejar escapar a la pequeña "Empo" como me llaban en el cole.

Anónimo dijo...

De jose Lúis (orgabib)
Conchi un saludo muy fuerte.
Me he alegrado un montón de conocerte y de saber que hay personas tan alegres como tu, y que se toman la vida así, y también
de poder conocer a una gran profesional de vocación, como tú.
Encantado de saludarte y animo.

Amaya dijo...

La verdad que no hay una edad límite para leer cuentos o libros juveniles. O quizás, los que los leemos, nos gusta ser siempre jóvenes, o en el fondo nunca hemos dejado de ser aquel niño que fuimos.
Pero leer libros juveniles está de moda, o al menos eso parece. Tal vez, es que se confirma lo dicho en el párrafo anterior, sino ¿cómo se explica el éxito de "El niño con el pijama de rayas "?
Es un libro juvenil que está siendo nº 1 en diversos países europeos.
No sé si es un libro juvenil, infantil o para mayores; pero lo cierto es que es "pequeña joya literaria".