jueves, 21 de febrero de 2008

Mi teléfono móvil

Esta mañana he olvidado el teléfono móvil en casa. Cuando lo he buscado en los bolsillos de la chaqueta y en mi bolso y no lo he encontrado me ha dado un poco igual. Pero luego he pensado, ¿y si por casualidad me llama algún familiar por algo urgente?, ¿y si me llama algún colaborador de la revista o del anuario?, ¿y si...? Vaya, que me he puesto algo nerviosa. Así que con el conque del y si he vuelto a mi casa en busca de este aparatito que, entre otras muchas cosas, sirve para llamar por teléfono (y eso que el mío es lo mínimo despachable en el mercado, sin radio, sin cámara de fotos, etc., etc.). No saben la tranquilidad que me ha entrado ver mi dichoso telefonito encima de la mesa, junto a mi agenda y demás. ¿Será que me estoy volviendo movildependiente? ¡Qué horror!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto que nos hemos creado una dependencia más : la de llevar el móvil siempre encima.
Yo también me pongo algo nerviosa cuando ,al cambiar de bolso, compruebo que me he dejado el móvil en casa. Luego pienso que me da un poco igual: desde las 8.10 de la mañana hasta las 6.00 de la tarde estoy siempre localizable en el colegio. Así que si es algo urgente, mis más allegados, saben donde estoy.
y además, llego al cole y dejo el bolso todo el día abandonado en la sala de profesores. Allí está todo el día sobre un armario. Casi nunca me entero, si me han llamado, hasta el momento justo de irme a casa.
No me parece lógico llevarme el móvil a clase,cuando además tenemos prohibido que estos suenen en mitad de una clase, solemos confiscar el móvil y lo "arrestamos" en jefatura .
yo sí tengo un móvil con cámara, radio y buetooth pero, en el año que lleva conmigo ( y porque telefónica me lo regaló)no he usado estos extras nunca.
Así que Conchi ya nos parecemos en algo más. el móvil no nos quita el sueño.

Anónimo dijo...

Conchi: soy yo Amaya. no sé por qué me ha salido anónimo. Algo he ehecho mal.
Y decirle a Eusebio que aunque no lo conozco, me resulta muy familiar. Mi hermano se llama Juan Eusebio.
No conozco a ningún otro Eusebio salvo 2 primos más en la familia. Y es que mi abuelo materno se llamaba Eusebio - aunque no lo conocí.
Veo que Eusebio coincide conmigo en lo de algún "paquete vacacional".
así que conchi, a estudiar las posibles ofertas.

Belén dijo...

El móvil es ya como la cartera y las llaves, van siempre con nosotros allá donde vayamos.
No se concibe ya la vida sin el móvil, yo recuerdo mi primer móvil un ladrillo enorme y lo pedí para llevarlo en el coche por si tenía una urgencia o algo, creo que nunca lo dejé en el coche.
Como ahora me vengo en el autobús escucho la radio en mi móvil y voy igual que todo el mundo conectada a los auriculares, entre móviles, mp3 e ipod todo el mundo va escuchando algo.
Por cierto me apunto a las ofertas vacacionales pero creo como Eusebio que será complicado quedar todo el mundo. Pero bueno de ilusiones se vive.