jueves, 12 de junio de 2008

Almas caritativas

Desde luego que vaya impresión que algunos tenéis de mí. Pero si soy una santita con los amigos...

Ya volvimos de Madrid donde el tiempo está más que revuelto. Hacía fresco, calor y hasta llovió. Cuando llegué a Córdoba, a las 11 menos cuarto de la noche cogí el coche para venir a Azuaga y mira por donde había unas obras que me desviaron por un camino que no conocía. No veía la salida para Badajoz por ningún sitio y no hacía más que dar vueltas por el centro (digo yo que sería el centro). Por fin, en un semáforo, le pregunté a un señor que iba en moto que cómo se salía a Badajoz. Este hombre, alma caritativa donde las haya, me dijo que estaba probando su moto recién comprada y que no le importaba sacarme de Córdoba. Así que fui tras él, como escoltada (ya serían más de las 11) y por fin llegué a la Nacional 432. No me dio tiempo a darle las gracias, sólo pude pitarle y hacerle una señal con las luces. Hay que reconocer que en todos sitios hay almas caritativas y si no hubiese sido por esta persona todavía estaría dando vueltas alrededor de la Mezquita.

4 comentarios:

Belén dijo...

Nos sorprende que haya personas como el motorista, que se decidan ayudar a los demás sin nada a cambio. Pero la mayoría de las personas son buenas y están dispuestas a ayudar a los demás (si no es demasiada molestia claro) por lo menos es mi deseo porque si no me deprimiría, prefiero seguir pensando que la humanidad merece la pena.
Y si no te hubieses encontrado al motorista ¿que? Porque a esas horas tu me dirás por ahi dando vueltas, y si hubiese sido un loco de la carretera y en vez de a Badajoz te hubiese mandado a otro sitio. Lleva siempre en tonton go ese para que la próxima vez no te pasen estas cosas. Bueno a no ser que prefieras vivir una aventura calro.

valle dijo...

Que no te preocupes Conchi, que la impresión que tenemos de ti (al menos yo) es muy positiva. Y de cómo te comportas con los amigos, por supuesto que no hay nada que decir,..., pues como una buena amiga ¿o no?
Me alegro de que encontraras una buena persona que se ofreciera a guiarte en tu camino de regreso, porque podía no haber sido tan bueno y como dice Belén hubieras tenido que correr una aventura a esas horas de la noche. Pero claro, a los que vamos de buena fe no se nos ocurre pensar en lo que podría pasarnos por confiados.
En fin, que todo te salió bien y eso es lo importante.
Besos.

Amaya dijo...

Dice un refrán "que lo malo abunda", pero afortunadamente hay mág gente buena que mala.
Suerte que encontraras a una de esas almas caritativas en la noche y te ayudara a encontrar la ruta.
Veo que ha sido un viaje relámpago; espero que lo hayáis pasado bien, pese a haber tenido que trabajar.
Al menos habéis cambiado de aires y de rutina.

justy dijo...

Conchi,que tal el viaje en AVE?,la próxima vez que vayas me apunto.Niña,llevo llamando a tu hermana tres dias,pero cuando puedo me parece mala hora,voy a ver si la llamo ahora mismo y no esta en la cama.Chssss,que lo de córdoba me pasó a mi el primer dia que cogí el coche en Córdoba,y ya sabes el pánico qu éste me da,así qe no veas.Bueno,a ver si nos vemos,y déjame a la niña alguna vez,sobre todo ahora en verano,Muchos besos.