miércoles, 19 de noviembre de 2008

Con pies de plomo

Últimamente solo me pasan cosas que, aunque sean adversidades, afortunadamente no son graves. Antes de ayer fui a Córdoba y se pinchó una rueda del coche (no se pueden imaginar el tamaño del tornillo que tenía clavadito), ayer iba a trabajar con el ordenador de mi casa y tenía un virus que lo dejó bloqueado, he perdido un collar que me encantaba, esta mañana he derramado la leche del desayuno de mi hija... Pero bueno, creo que cuando pase este mes de noviembre todo volverá a la normalidad, así lo espero. Mientras, andaré con pies de plomo...

2 comentarios:

El hombre invisible dijo...

Como siempre, llego tarde a todo, hasta para felicitarte por tu cumpleaños: ¡¡FELICIDADES!!

Estoy con la ilustración, no temas. Algo haré.

Ufffffffff... ¡Vaya mes de noviembre!

Amaya dijo...

Espero que nadie te haya echado un mal de ojo.
Bromas aparte, hay rachas en las que a uno le sale todo mal.
Espero que pronto todo vuelva a la normalidad y que entres en el mes de diciembre con buen pie.
Suerte y a disfrutar de tu vieja compañera de estudios.
Siempre es estupendo retomar antiguas relaciones o viejas amistades.