miércoles, 14 de enero de 2009

Crepúsculo

Todas las noches mi hija y yo leemos un rato antes de dormir. Hace unos días terminó el libro que estaba leyendo y de mi estantería cogió otro que le llamó la atención. Era Crepúsculo. Alguna amiga le comentó que había visto la película y que le había gustado por lo que se dejó llevar por el consejo y comenzó a leer el libro. Me tiene sorprendida porque ahora veo que en cuanto tiene un minuto libre (tras los deberes, en algún intermedio televisivo...) va en busca del libro para seguir leyendo. Está enganchadita. Yo le he dicho que tras este hay tres más de la saga y está dispuesta a leerlos todos. A ver si es verdad. Para que veamos lo que es la recomendación de una amiga...

4 comentarios:

Clares dijo...

No creo que sea la recomendación de la amiga, sino que el libro está muy bien pensado narrativamente para enganchar a los más jóvenes. Ocurre lo mismo con Harry Potter y otros. No son de gran calidad literaria, pero tienen tirón, lo que es importante para enganchar a los más jóvenes a la lectura. Tenemos que ser menos academicistas y mirar más por fomentar la lectura.

Amaya dijo...

Yo creo que más que la recomendación de la amiga se trata de la influencia de una gran mayoría de adolescentes.
Hace un par de días, mientras un grupo de alumnos `de 3º de ESO hacían el examen de recuperaciçon de inglés de la 1ª evaluación, el resto de la clase me pidió tiempo para hacer deberes de otras materias. Accedí a sus peticiones y conté hasta 6, el número de alumnos que se pusieron a leer varios libros de esta saga de Stephanie Meyer: Crepúsculo, Amanecer, Luna Nueva...
Es increíble como una película de vampiros donde hay mucha carne fresca y adolescentes masculinos y femeninas bellísimos y bellísimas, pueden influir en que los jóvenes se enganchen con la lectura de estos libros.
Según me dijeron, están enganchadísimos a estos libros. Y la verdad que parecen estar devorando estos tochos; así que, a veces, es mejor no nadar contra corriente y estimular esta lectura placentera, no obligada,y, no limitarse solo a mandar lectura de los clásicos -de la que, en muchas ocasiones, nuestros alumnos suelen rehuir.

El hombre invisible dijo...

Vigila no vaya a pegarte un mordisco de prueba en el cuello, cuando estés dormida...

Belén dijo...

Yo me aficioné a libros de miedo con Stephen King, me lo recomendó mi amiga y la verdad me engancharon.
Eso de estar sola en la cama leyendo y pasando un poco de miedo es genial, y eso es lo que supongo lo que engancha a los jóvenes a este tipo de libros, leerlos les produce miedo, tensión y les lleva a engancharse como a los deportes de riesgo.
Yo desde entonces estoy enganchada a este deporte de riesgo.