domingo, 21 de febrero de 2010

La radio por la noche

Siempre suelo escuchar la radio mientras me ducho antes de ir a trabajar o los fines de semana, sobre todo el programa de No es un día cualquiera. Es una costumbre que me relaja bastante. Ahora tengo un nuevo vicio radiofónico y es que por las noches, en la cama, escucho algún que otro programa con mi iPod hasta que me quedo dormida. Anoche, por ejemplo, estuve escuchando una tertulia sobre la tumba de Tutankamon, y su maldición... Les aseguro que tener la radio puesta a la hora de dormir ayuda a evadirse de todos los problemas o el estrés de cada día.

Nota: No sé si habrán notado que he tenido que activar la opción de moderar los comentarios de este, mi blog y es que hay por ahí una persona que le ha dado por escribir comentarios de cada entrada en otro idioma y siempre haciendo publicidad de cosas extrañas. Espero que algún día se canse...

5 comentarios:

El hombre invisible dijo...

Vaya, vaya... Te ha pasado como en el mío. Debe ser una especie de virus. Yo también he tenido que activar lo de la palabra clave, porque era verdaderamente pesado tener que ir borrando esos comentarios.

Ya estamos en invierno-primavera, añado, pletórico.

Raúl Cremades dijo...

Sí, Conchi, de verdad que relaja escuchar la radio antes de dormir porque te están contando cosas que no tienen nada que ver con tus circunstancias cotidianas, y te ayuda a desconectar. Me pasa igual con la lectura, pero a veces estoy demasiado cansado para concentrarme en leer.

Anónimo dijo...

Hola Conchi permiteme entrar en tu ciberespacio.... y leer cosas del pueblo de mis antepasados....del cual me siento sumamente orgullosa ..cada vez que me puedo escapar me paso por alli...y lo de la radio tienes toda la razon es relajante.....saludos desde Andalucia

Anónimo dijo...

Hola Conchi permiteme entrar en tu ciberespacio.... y leer cosas del pueblo de mis antepasados....del cual me siento sumamente orgullosa ..cada vez que me puedo escapar me paso por alli...y lo de la radio tienes toda la razon es relajante.....saludos desde Andalucia

Antonio Javier Fuentes Soria dijo...

Yo soy un enamorado de la radio...pero solo de noche. Es una gozada dormirte escuchando alguno de los buenos programas que "radian" (jejeje) cada madrugada. Un abrazo