domingo, 1 de septiembre de 2013

Fósiles regalados

Desde que tengo uso de razón me han gustado las piedras que tengan algo especial o un color llamativo. No es que tenga una colección organizada pero sí las tengo repartidas por diferentes rincones de mi casa. Anoche, mi amiga Anadeli, bióloga y amante de cualquier cosa que dé la naturaleza, me hizo un regalo precioso. Durante sus vacaciones ha estado en un lugar donde ha encontrado fósiles chulísimos. A simple vista parecen piedras normales y corrientes pero si te fijas bien se pueden apreciar los restos de conchas marinas. Colocaré esos fósiles en la estantería de esta habitación-estudio donde paso tantas y tantas horas. Aquí les dejo la prueba de ese regalo tan original...

2 comentarios:

Adriana blog dijo...

Hola conchi, la verdad es que no sé muy bien que escribir, tu a mi no me conoces de nada pero yo a ti en cambio parezco conocerte de media vida, a decir verdad no sabia de la existencia de este blog hasta hace poco por una amiga, pero desde que lo leí por primera vez me he enganché a él, he leído todas las entradas y algunas hasta dos veces.
Y me encanta leerlo, me encanta leer lo que transmites, tu felicidad, tu pasión por la lectura, tu amor por lo que haces, hasta todas esas fiestas que haces de las que algún día me gustaría ser participe.
Es asombroso ver día tras día que te encuentres como te encuentres, tengas problemas o no, siempre estas ahí para poner la chispa a cada mañana.

Conchi Jiménez dijo...

¡Hola Adriana!

Encantada de "conocerte". Me alegro de que te guste mi blog. Y también me alegra saber que sirva para "animar" a los demás.

¡Seguimos en contacto!

Un abrazo,

Conchi.