lunes, 4 de febrero de 2008

Una llamada por teléfono

Un sábado de cada mes voy a Sevilla y siempre aprovecho para meterme en la Casa del Libro para hojear las novedades. También compro algunos libros con el presupuesto que tengo para la biblioteca. El sábado pasado compré dos novelas que me pedían mis usuarios y que ya he registrado, sellado, catalogado, clasificado... Y ahora estoy deseando que llegue una hora prudente para llamar a esos usuarios por teléfono y decirles que ya tengo aquí los libros que me solicitaban. Siempre que hago esto noto cómo les doy una alegría a estas personas pero, a veces, no sé a quién le hace más ilusión, si a ellos porque les llamo o a mí por darles una buena noticia los lunes por la mañana.

4 comentarios:

Amaya dijo...

¡Qué suerte ser portadora de buenas noticias un lunes por la mañana! La llegada de un libro deseado a las manos de uno, es siempre una maravillosa noticia.
Es como cuando esperas una carta de alguien al que quieres; recibes una llamada de un ser querido para comentarte buenas nuevas...
yo cuando llamo un lunes por la mañana a un padre de algunos de mis alumnos, normalmente es para comunicarles alguna mala noticia. Casi siempre algún parte de corrección por alguna mala conducta en una clases.
Pocas veces,en el cole, llamamos a los padres por teléfono para felicictar por alguna buena acción o algún buen resultado.
Quizás debiéramos hacerlo más a menudo.
Casi siempre los padres, cuando ven el nº del colegio, preguntan al descolgar: " ¿Qué le ha pasado a mi hijo ?"
Cuando les comunicamos que se ha portado mal, respiran aliviados.No parece importarles mucho el mal comportamiento, sino que se hallen "íntegros". El otro tipo de integridad - la moral- les trae sin cuidado. ¡ Y así nos va !

Belén dijo...

Que bien, me encantaría acompañarte algún Sábado a Sevilla y comprar libros.
ls verdad que tiene que ser genial poder llamar a los ususarios y decirles: El libro que me pediste lo he conseguido, lo puedes recojer cuando puedas.
Aparte de una buena noticia, supongo que te pasará como a mi, te sientes bien por haber realizado bien tu trabajo, cuando tienes una tarea pendiente y la terminas felizmente para mi es una satisfacción y si además le das una grata sorpresa a otra persona mejor aún.
Cuando mando a alguien que ha ganado un libro en los sorteos que hacemos en la Fundación y en la Revista Mi Biblioteca y les mando una nota dandole la enhorabuena les imagino leyendola y diciéndose para si mismos gracias, que sorpresa o algo así.
Que no te quiten ese placer de dar buenas noticias los Lunes a los lectores, ojalá todas las bibliotcarias se preocupasen tanto por sus usuarios( que poco me gusta esta palabra) lectores me gusta más.

Mª Luisa dijo...

Hoy esperaba la llamada de la librería Marcial Pons para comunicarme que ya habían recibido mi libro. Y aunque sabía que no podían llamarme muy pronto porque lo pidieron el viernes a mediodía, desde bien temprano yo estaba nerviosa. Por fin, me ha llamado a las 13:30 y esta tarde a primera hora he ido a buscarlo. Yo estaba bien contenta de haber conseguido por fin mi ejemplar de Economía Internacional de Krugman (todo un best-seller en mi oposoción), pero al chico que me ha atendido también se le veía ilusionado. Desde mi orilla, al otro lado de la mesa del bibliotecario o librero, quiero agradecerles su dedicación, paciencia y las buenas noticias que a veces nos dan, como a mí hoy.

tantangou dijo...

buenos dias conchi,yo sigo probando y esto no se publica