domingo, 30 de marzo de 2008

Nueva hora

Ayer me levanté a las tantas y casi me entró remordimiento de conciencia porque ya estamos cerrando el próximo número de la revista y el anuario. Así que hoy me había propuesto levantarme un poco más temprano para compensar lo de ayer y, mira por donde, veo en el reloj del ordenador que ya eran más de las 10.30... No me acordaba de que hoy se cambiaba la hora así que es como si me hubiese levantado una hora más tarde, y encima sin aprovecharla ni durmiendo ni trabajando. Pero bueno, no voy a perder más tiempo y me pondré a trabajar con la ilusión de que pronto tendremos otro número de Mi Biblioteca y, por fin, el anuario de bibliotecas, que viéndolo ya terminado es una maravilla. No tengo abuela, ¿verdad?

2 comentarios:

Amaya dijo...

Yo aún no lo he visto, pero seguro que está de escándalo;conociendo al equipo directivo...
Amí lo de la hora me encanta: parece que el día se amplía, se alarga. Aunque hoy hemos dormido una hora menos, hemos comido una hora más tarde...
Pero mañana cuando regrese del colegio, parecerá que la tarde es inmensa y ya se presagia el verano, las vacaciones, la playita... Soy muy optimista.

Eusebio dijo...

Tengo ganas de ver ese Anuario, para comprobar si es tan maravilloso como dice la Sra. Sinabuela o es una castaña :-)
Un abrazo,
Eusebio