lunes, 31 de marzo de 2008

Los peligros de la ESO

Esta mañana una de las señoras de la limpieza me ha contado que tiene castigado a su hijo porque le han quedado cuatro asignaturas. Este niño está estudiando segundo de bachillerato y siempre ha sido muy listo. El castigo consiste en quitarle el móvil, la moto y el ordenador, es decir, las cosas que más daño le hacen. Su madre estaba casi llorando porque, como todas las madres, quiere lo mejor para su hijo y ve que desde que entró en la ESO se le está yendo de las manos. Y todo esto justo hoy, que voy a recoger un certificado de empadronamiento de mi hija para adjuntarlo a la documentación que se necesita para entrar en el instituto el próximo curso. Parece que ha sido una señal para que me dé cuenta de que desde el primer minuto debo estar alerta y haciendo todo lo posible para que ese cambio no le afecte aunque, claro, la adolescencia no hay quien la evite...

2 comentarios:

Belén dijo...

Efectivamente. Todavía recuerdo cuando yo entré al instituto, fue un cambio brusco para mi.
Yo siempre había sido una niña de hacer los deberes todos los días, estudiar a tiempo, etc. Pero fue entrar en el instituto, y volverme una vaga. Claro no había control de entrada, me enamoré de un chico que faltaba a clase... en fin que la tontería de la adolescencia nos afecta a todos. Sí te animo a que le sigas de cerca y que no se descoque mucho, algo tendrá que hacerlo pero con mesura, que también se tiene que divertir un poco ¿no?

Amaya dijo...

Efectivamente, has de estar atenta a los cambios que se avecinan.
Pero has de ser positiva; si tu hija es buena estudiante y ha adquirido un buen ritmo de trabajo y buenos hábitos, no debe terner problema alguno en superar la ESO.
Ahora bien, existen factores que a veces se escapan a nuestro control, variables que aparecen y difícilmente son controlables.
Como dice Belén el enamoramiento, el descubrimiento de la pandilla, de mayor libertad... Supervisa sus amistades, pero nada podrás hacer si se empeña en seguir como modelo a tal o cual compañero-a.
Seguro que habéis sentado las bases para que madure en la responsabilidad y el esfuerzo.
Anímala a entrar con buen pie, sé positiva y planifica desde un principio el trabajo diario.
Seguro que los cambios típicos de la pubertad si tenéis confianza mutua los irá superando poco a poco y saldrá adelante.
Recuerda que la mayoría de los adolescentes,con poco esfuerzo, consiguen con éxito superar la ESO.
Seguro que ella lo supera con creces y hace también un buen Bachillerato.