miércoles, 7 de mayo de 2008

Trabajar en el Caribe

Ya va haciendo calor aquí. Normalmente pasamos del jersey a la manga corta en dos o tres días, y en invierno pasa igual, se pasa rápidamente de la manga corta al jersey. Para remate, la biblioteca está rodeada de cristales y el sol de da directamente desde que sale hasta que se pone por lo que trabajar aquí puede ser muy parecido a hacerlo en un invernadero. Esta mañana he entrado y las señoras de la limpieza me han preguntado que cómo puedo aguantar aquí (y eso que eran las 8). Yo no he podido responder y sólo he sonreído porque, la verdad, ahora es cuando yo estoy a gusto en esta biblioteca, sin nada de frío. Lo peor todavía está por llegar, cuando en verano se alcancen los 40º y sin aire acondicionado, pero ahora..., ahora es como trabajar en el Caribe.

2 comentarios:

Amaya dijo...

Pues a mí el calor dentro de las aulas me agota. Porque somos casi 35, tenemos que abrir las ventanas y siempre hay algún grupo haciendo Educación Física y por tanto, gritando, alborotando... y ello contribuye a alterar mis nervios. Porque no son 30 de una clase sino varios grupos o toda la primaria: más de 500 niños en los patios mientras en secundaria estamos en clase.
Al final del día la voz, mis cuerdas vocales se resiente: el nivel de ruido de nuestro colegio es alarmante, y es que somos unos 1.800 individuos los que estamos por allí, quizás más, porque ese es es número de alumnos aproximados, y
trabajadores somos en torno a los 150 o algo así.
Para mí el Caribe es algo más tranquilo. Me imagino en una hamaca, un mojito con una larga pajita y una sombrillita decorando el vaso y una piscina maravillosa o el mar con las aguas cristalinas y plantas tropicales por doquier.
El colegio, a estas alturas de curso, algo totalmente diferente al Caribe.

PD: Gracias por tu e-mail y la recomendación de " La puerta oscura"

Amaya dijo...

Y por culpa del mojito, se me había olvidado que tumbada en la hamaca, me acompañaría ... ( no seáis mal pensado) un buen libro.
Y también me recrearía la vista con los turistas y los autóctonos, que en el Caribe dicen que hay buen género.
Bromas aparte, el Caribe no es un destino que me atraiga.
Antes preferiría cualquier otro destino por Sudamérica o Europa.