viernes, 6 de junio de 2008

Llamadas con número privado

Casi todos los días me despierta de mi siesta una llamada telefónica con número privado. Siempre lo cojo y escucho la voz del hispanoamericano o la hispanoamericana que me "regala" tal o cual producto si llamo a un teléfono que me indican, o para que cambie a otro operador telefónico que me da el oro y el moro, o para que me pase por una entidad bancaria porque me mostrarán la oferta de mi vida, o para ver si a cierta hora y cierto día voy a estar en casa porque vendrán a visitarme para "regalarme" un libro, un cojín, o no sé cuántas cosas. En fin, que ya me harté y lo que hago es descolgar y colgar el teléfono sin contestar. Sé que es una falta de educación pero también cuando tú les dices que no a todo lo que te ofrecen, ellos casi no te dejan hablar, y ni te escuchan. Así que la única solución que se me ocurrió era colgar sin decir ni dígame. Pero no escarmientan y siguen dándome mi siesta. Así que hoy creo que voy a descolgar el teléfono de 4 a 5.30 para dormir sin un solo ruido y sin escuchar ninguna de esas superofertas...

2 comentarios:

valle dijo...

Es la mejor opción, dejar el teléfono descolgado para que no te molesten y te destrocen tu siesta.
Yo, cuando recibo una llamada con número oculto, nunca contesto,por si acaso. Es una norma que me dicté hace ya unos años y la sigo manteniendo. Pero para que te dejen disfrutar de tu sueño, lo mejor es dejarlo descolgado y punto.
Y lo de la ofertas, ni te fies.

Amaya dijo...

Lo tuyo no es una siesta, es un siestorro. ¡ Una hora y media, uf ! ¡Una pasada !
Yo no hecho siesta, salvo los viernes que me quedo traspuesta en el sofá después de comer y debido al cansancio acumulado durante la semana y a que duermo excesivamente poco: una media de 5 ó 6 horas diarias.
Y eso, al final de la semana, pasa factura.
Pero desde hace tiempo también, suelo- a veces- descolgar y colgar sin contestar cuando me llaman de un número privado para venderme cualquier producto o convencerme de la necesidad de cambiar de servidor en internet...
Resulta muy pesado contestar todos los días a personas que, efectivamente, no te escucha, sino que te atosigan con una excesiva información y no respiran entre frase y frase.
Son muy pesados, aunque entiendo que es su trabajo y que necesitan captar clientes.