viernes, 27 de junio de 2008

Primer baño del verano

Ayer por la tarde, tras la siesta, la compra en el super para llenar el frigorífico (que estaba en las últimas) y aliviada por haber terminado mi temporada de viajes, me di el primer baño del verano en la piscina. Cómo se nota la falta de costumbre y el pasar tantísimas horas sentada. Con dos o tres brazas ya estaba agotada y casi me faltaba el aire. Pero qué bien sienta un baño antes de la cena. Yo no soy muy de playa ni de piscina pero reconozco que merece la pena nadar un rato, relaja muchísimo. Así que a ver si cojo el ritmo y todos los días me doy ese bañito...

4 comentarios:

Belén dijo...

Claro que sí Conchi, todos los días un ratito, y con el calor que hace en Badajoz no sé que haces sin estar todo el día metida en la piscina.
Te lo digo yo, que el año pasado solo estuve 2 veces, al final simpre opto por la playa, me sienta mejor con el yodo, la brisa marina y esas cosas y además puedo estar hasta tarde, mientras que en la piscina a las 6 ya no hay sol y hace un poco de fresco, pero de vez en cuando merece la pena bajar a darse un refrescon y unas brazadas, si te dejan los niños claro.
Y disfruta tu merecido descanso de viajes.

Vanesa dijo...

Qué alegría un baño. Yo los estoy echando de menos. Menos mal que mañana ya me toca porque por mucho que se haga para soportar el calor, lo que realmente te baja la temperatura del cuerpo es un buen chapuzón. No pierdas la costumbre.

Eusebio dijo...

Tienes razón, Conchi, este trabajo hace estragos en nuestra columna vertebral. Demasiadas horas sentados. Yo a pesar de hacer ejercicio regularmente tengo que ir de vez en cuando a un masajista a que me "restaure" de contracturas.
Anoche fue el último día de gimnasio y decidimos por unanimidad cambiar la clase de karate por unas cervecitas y unas raciones en la terraza de un bar.
Felices vacaciones a los que os vayáis en julio. A mi hasta agosto no me toca.
Besos para tosd@s.

Amaya dijo...

Yo estrené el baño -en la playa primero y luego en la piscina- el pasado domingo.
Hoy me he dado un chapuzón en la piscina y mañana bajaré a la playa a disfrutar del agua salada y yodada tan relajante de nuestro Mare Nostrum.
¡Que alegría de verano !
Porque aunque yo haya estado yendo casi todas las semanas a la piscina del polideportivo, haciendo Aquagym y los masajes de chorros de agua, no es lo mismo. No es lo mismo ir durante el día, al solecito , que ir a las 21.00 h harta ya del trabajo y tremendamente cansada.
Así que lo dicho: ¡ a disfrutar de la temporada estival !