miércoles, 23 de julio de 2008

Super Mario Bros

Hay que reconocer que los juegos de la Nintendo no son para mí. Anoche, mi hija intentó enseñarme a jugar a Super Mario y no hubo manera de que yo le cogiese el truquillo a ese juego. Tenía que procurar que unas setas no matasen a Super Mario y al mismo tiempo había que salvar varios obstáculos, todo ello manejando tanto las teclas de la derecha como las de la izquierda. Dificilísimo para mi persona. Al decirle a mi hija que yo no era capaz de jugar a eso me contestó que ella también veía difícil aprender mecanografía y sin embargo no se había negado. Así que hemos hecho un trato y a partir de hoy tendré que buscar un hueco para nada más y nada menos que aprender a jugar a Super Mario Bros...

3 comentarios:

Belén dijo...

Me parece genial lo de tu niña.
Si hay que enseñarle a los hijos a perseverar en algo, aunque no creamos que seamos capaces, o bien porque no nos guste ¿que mejor ejemplo que empezar por uno mismo?
Por eso me parece qenial que tu niña te haya rebatido con ese gran ejemplo.
Nada, a aprender a jugar al Mario Bros, al final seguro que te enganchas.

anónimo a conciencia dijo...

Para que te sea más facil aprender a jugar a la Nintendo, pregúntale a tu hija si tiene un juego de Super Mario en el que aparezca una "vaca", a lo mejor así se te hace más ameno y más cercano, je-je.
"Anónimo a Conciencia"...... para que no me reconozcas,je-je, aunque estoy convencido de que me vás a reconocer.

valle dijo...

Si es que "por la boca muere el pez", y anda que tu hija no se ha andado lista ni nada.
Me parece muy bien que te haya retado.
Para mi, casi veo más fácil aprender mecanografía que aprender a manejar y dominar esos juegos. Es que con los jueguecitos me pongo atacada y al final como que no consigo dominarlos. Con el teclado, por el contrario, consigo relajarme. Además, cada vez que tecleo, me hace recordar un texto que nos puso en cierta ocasión mi profesor de mecanografía, en el que hacía una descripción de cómo teclear la máquina era como tocar un piano, en lo referente al "dulce sonar de las teclas".
Si algún día encuentro ese texto, que seguro lo tengo guardado, lo copiaré aquí para que todos podáis conocerlo.
¡Ánimo a las dos!
Besitos.