martes, 5 de agosto de 2008

Ya queda poco

Esta mañana, cuando he ido a fichar al ayuntamiento, me he fijado en la poca gente que hay trabajando. La mayoría está ya de vacaciones y sólo quedan los "servicios mínimos". También se nota el mes de agosto en el tráfico del pueblo y, cómo no, en los forasteros que vienen a la biblio. Todo esto hace que las horas parezcan eternas, sobre todo cuando una está deseando que llegue el día 14 para irse de vacaciones, igual que los demás. Y de lo que tengo ganas, sobre todo, es de no tener que pensar el domingo por la tarde que el lunes me tengo que levantar temprano. Pero bueno, ya queda poco para eso y, como dice el refrán, el que ríe el último, ríe mejor.

6 comentarios:

Belén dijo...

Ya lo malo es lo que se estan riendo ahora. A mi me queda ya solo esta semana, pero como quiero hacer tantas cosas que normalmente no hago pues al final se me hace corta la mañana, aunque de 2 a 4 de la tarde se me hace eterno.
Esper poder reirme apartir del día 11 de Agosto y descansar un poco igual que tu y ver que son las 7 en el despertador y darme la vuelta. (no hay cosa que me guste más)
Besos

valle dijo...

¡Ánimo Conchi! que 9 días pasan pronto, bueno ya casi que sólo 8, porque a estas horas supongo que o habrás terminado o estarás a punto de terminar.
A mi me parecía que no iba a llegar el mes de agosto, porque en julio he tenido que trabajar algún día que otro, y sin darme ni cuenta ya se han pasado 5 de mi mes oficial de vacaciones. Se me vuelan los días y sé que es porque espero la llegada del día 21 para emprender mi viaje a Tierra Santa. Y claro, como en todo gran viaje, vivo con la sensación de que algo se me olvidará, que si llevo todo lo necesario, que si la ropa pensada es la adecuada, que si ..., que si ..., que si ..., en definitiva, los nervios y la ilusión que empiezan a "comerme".

En fin, sé que todo saldrá bien y que si algo se me olvida es porque no sería tan importante llevarlo.

Y como te he dicho al comienzo, ¡ánimo, que ya queda poquito!

Oye Belén, ¿serás capaz de despertarte a las 7 sólo para tener la alegría de volverte a dormir? Ya nos contarás.

Conchi Jiménez dijo...

Hola Belén y Valle:

Veo que todas estamos igual con las vacaciones. La última semana de trabajo es la peor, ¿verdad Belén? Es cuando más largas se hacen las horas.

Qué envidia me das, Valle, con ese viaje a Tierra Santa. En nuestra pandilla ya sabes que también estamos preparando nuestras vacaciones juntos pero yo estoy tan agotada este año que mi mente no puede ni pararse a pensar en qué voy a llevar o no. Pero bueno, seguro que en dos días recupero facultades.

¡Qué calor hace aquí! Esta mañana, cuando he entrado en la biblio, ya había 32 grados dentro y 27 en la calle...

Besos.

valle dijo...

¿Calor? ¿Qué pasó con la "promesa" de poner aire acondicionado? Si ya lo decía yo.
Podías invitar a los del Ayuntamiento a que pasaran un par de horas en la biblio cualquier mañana.

Conchi Jiménez dijo...

Sí, Valle, la promesa de poner el aire acondicionado sigue en pie (me imagino). Lo que creo que pasa es que aquí las prisas "no se estilan" y con las fiestas del pueblo a la vuelta de la esquina, todo está más parado. En fin, seguiremos esperando...

Belén dijo...

Lo despertame a las siete lo hago hasta los sábados, paro el despertador y sigo durmiendo. Es una forma de resarcirme de toda la semana, además así me espabilo un poco y me despierto sobre las 9 o las 10. Sino soy capaz de levantarme a las 3 de la tarde. Soy super dormilona.
Veras como no se te olvida nada para el viaje, pero si quieres puedes hacer lo que hago yo. Apuntarlo en una hoja e ir tachando lo que vayas metiendo en la maleta, así no se me olvida nada importante. Por lo menos la cabeza que vaya en la maleta.
Besos a todos