miércoles, 6 de agosto de 2008

Cena bajo las estrellas

Una de las ventajas de vivir en un pueblo es que por las noches se ven las estrellas con mucha más nitidez que en una ciudad. Si a esto le añadimos el patio de una casa, a las doce de la noche, sin una sola luz que "deslumbre", sólo unos farolitos con velas pequeñitas, imagínense cómo se ven esas estrellas. Pues bien, eso hicimos anoche mi hija y yo, cenar contemplando el cielo durante bastante tiempo intentando descubrir dónde estaban las estrellas más conocidas, esperar a que apareciese una estrella fugaz, imaginar qué habría más arriba de todas ellas... No crean que estoy degenerando con el calor, es que hasta ahora no había descubierto lo que relaja mirar el cielo durante mucho tiempo por la noche (no sólo cinco o diez minutitos y se sanseacabó), en silencio y sin apenas luz. ¿Lo han hecho alguna vez?

5 comentarios:

Belén dijo...

Qué envidia, por varias razones:
Aqui en la ciudad es dificil ver las estrellas por eso solo las puedo ver cuando voy al campo de mi suegro y nos quedamos ya más tarde (que han sido pocas veces)
Y otras porque me recuerda a cuando era pequeña, mis padres se iban de vez en cuando a la playa con otros amigos con tiendas de campaña y mi padre nos enseñaba las estrellas, cual era una y cual era otra Ahora como les ha dado por poner farolas cerca de la playa no se ve nada.(también lo haciamos en la terraza de casa) y creo que mi hermano y yo fue cuando nos aficionamos al mundo de la astronomía (no es que sea muy ducha en ello pero me encanta ver documentales y libros de astronomía) Yo creo que si me dijesen que si quiero subir a una nave y ir por el espacio no me lo pensaría, me iria volando a ver las estrellas que veia de pequeña junto a mi padre al iguala que tu hicieste anoche con tu hija. No dejes de hacerlo, es una vivencia contigo que nunca olvidará.

valle dijo...

Sí que he podido disfrutar de un "espectáculo" así en más de una ocasión cuando era pequeña. Lo recuerdo muy a menudo y tu hija seguro que habrá disfrutado y querrá disfrutarlo constantemente, ya que puede hacerlo.
Yo he disfrutado mucho de ver la estrellas cuando iba al pueblo de mi madre (Santaella, en la provincia de Córdoba) porque me quedaba en casa de mis primos que viven a las afueras del pueblo en pleno campo. Recuerdo que de noche nos encantaba tendernos en el remolque del tractor o encima de la trilladora o en cualquiera de las máquinas que había en la era, o incluso en lo alto de la higuera en la que cada una teníamos "nuestra rama", a contemplar las estrellas y a inventar historias sobre ellas.
Y en más de una ocasión sí que hemos visto alguna estrella fugaz, y cómo no, pedíamos nuestro deseo (que no sé si alguno se nos cumplió o no, pero por pedir que no quedara)
Aquí en la ciudad, como dice Belén, ya es difícil con tanta iluminación y tanta construcción cerquita de la orilla. Pero siempre me quedará el recurso para cuando vaya al pueblo y me quede con mis primas hasta altas horas de la noche, allí sentadas en el postigo de la casa.
Gracias Conchi por haberme refrescado los recuerdos y haberme recordado que puedo volver a tener esa experiencia aunque no sea tan a menudo.
Besos.

valle dijo...

Por cierto, me acabo de dar cuenta de que hoy me salen todos estos letreritos en inglés, ¿hay alguna razón? porque menos mal que sé cómo es esto de escribir un comentario, porque si no..... (es que no tengo ni repajolera idea de inglés)

Conchi Jiménez dijo...

Me alegro de haberos refrescado recuerdos, Belén y Valle.

Por cierto, Valle, a mí también me ha extrañado esta mañana que todo esté en inglés. No sé que habré hecho pero el caso es que tengo seleccionado el español. A ver si tengo tiempo y enredo un poquito para dar con la clave ¿vale?

Besos, guapas.

valle dijo...

Bueno Conchi, no te vayas a marear mucho, porque acabo de mirar el blog de Raúl y tanto de lo mismo, todo en inglés. ¿Será que nos contagió el idioma desde Nueva York? jaja
En fin, en este caso creo que para nada nos hace falta el idioma porque ya sabemos cómo funciona esto ¿no?
Besitos.