jueves, 11 de septiembre de 2008

Canje de puntos

Como la mayoría de los niños, mi hija no ha dado un palo al agua en estas vacaciones. Aparte de aprender mecanografía, jugar con la Nintendo, ver la tele o bañarse en la piscina no ha hecho nada más en todo el verano y, claro, ahora es más difícil conseguir que haga algo de provecho. Se me ocurrió entonces hacer un listado de tareas que debe realizar cada día valorando cada una de ellas con distintos puntos según la dificultad. Esos puntos son canjeables por un regalo, y mientras más puntos tenga mejor será el regalo. Ayer fue el primer día y se tomó este experimento con tanto entusiasmo que consiguió 21 puntos, incluso ha echado la cuenta para ver cuánto tiempo tardará en lograr el máximo de puntos, el 1.000. Esperemos que no se agote este entusiasmo....

3 comentarios:

Belén dijo...

Me parece una genial idea y espero que le dure las ganas de conseguir puntos, lo malo es que se conforme con un regalo de 100 puntos o algo parecido.
Lo que me pregunto es que es el regalo de 1000 puntos.
Podemos participar los del blog? ja ja.
Besos

Amaya dijo...

Yo anoche creo que conseguí los 1.000 puntos... y es que cacé a escobazos al ratón.
Sí, sí, después de casi mes y medio de ponerle trampas con pegamento y de ver de vez en cuando las cagaditas debajo del fregadero, por fin lo avistamos ayer en el lavadero: mi vecina me encerró ( nos encerró en él ) y se limitó a dar saltos y chillidos mientras yo con la escoba, después de zarandear la lavadora y el mueble de los productos de limpieza lo abatí a escobazos.
Por fin nos lo hemos cargado. Aunque no sabemos si el que vio el hijo de mi vecina hace 3 días en su salón es el mismo intruso que se andaba paseando de arriba a abajo o es otro de la misma camada.
Esperemos que no aparezca ninguno más.
¿Qué regalo tengo por los mil puntos?
Bromas aparte, es una buena idea lo de los puntos para incentivar el trabajo de los chavales.
Cuando era tutora de primaria, muchos padres me decían haber pactado con sus hijos acuerdos parecidos y a la gran mayoría les iba muy bien.
Espero que tu hija consiga pronto el máximo de puntos.
Y estoy segura de que lo conseguirá.

Conchi Jiménez dijo...

Ya me gustaría a mí que desde el blog se pudiera participar en este invento de los puntos, Belén, pero me parece que es un poco dífícil.

Los 1.000 puntos son canjeables por una casa para los Playmobil. Y Amaya, yo también estoy segura de que conseguirá esos puntos pero, en el fondo, no me interesa porque como vaya a este ritmo continuamente me arruino.

Besos.