viernes, 12 de septiembre de 2008

Los libros de texto

Hoy llegarán los libros de texto que necesita mi hija para el instituto. Sin decirles lo que cuestan (un pastón) estoy deseando verlos. Siempre me ha gustado ese olor característico de los libros nuevos, forrarlos para alargales un poco la vida en manos destrozonas, ver cómo están hechos los esquemas de cada tema (cosa que en otros tiempos teníamos que hacer los alumnos), ojear esa cantidad de ilustraciones que incluyen ahora... En fin, que se nota que ver y tocar estos libros nuevos me hace más ilusión a mí que a mi hija, que es quien tiene que estudiarlos ¿verdad?

3 comentarios:

Amaya dijo...

La verdad que a mí el comienzo de un nuevo curso me llena de ilusión. y no solo por recibir y conocer a nuevos alumnos sino por estrenar libros y material nuevos.
Me encanta visitar las papelerías y toquetear en el Carrefour todos los nuevos utensilios: Dymos, posits de colores, rotuladores, gomas ( las de nata me siguen encantando con su dulce aroma de toda la vida), lápices, portaminas, clips, marcadores...
Me encanta estrenar libros y ver sus ilustraciones, el olor a nuevo...forrarlos y ponerles el nom bre con el Dymo. Disfruto como hace 30 años pero ahora me compro todos esos pequeños caprichos que antes no siempre podía conseguir porque eran y siguen siendo muy caros.
Así que bienvenido sea el nuevo curso escolar y que todos disfrutemos como enanos.

Tomas Vercceti dijo...

Oooh!Nada me hace más ilusion que un curso nuevo,ya que como Amaya tambien soy profesor¡Cómo me complace ver caras nuevas y las de toda la vida!Aunque a mi pareja no le gusta verme tan agobiado las épocas de exámenes y la presión añadida de los niños.Ser profesor es una gran labor.Los primeros cursos para mí fueron muy duros...
Un profesor homosexual no les parecía normal pero después me gane su confianza(la de la mayoría,siempre hay algún petardo).Ahora me llaman Tommy de cariño...
Aprovecho para presentarme en el foro,he leído muchas entradas de este que las veo la mar de interesantes.
Besos,Tommy

valle dijo...

A mi también me gusta el olor de los libros nuevos, forrarlos como hacía cuando niña, ojearlos,....
Lo que nunca me gustó y se lo regaño a mis alumnos, es subrayarlos, pintorrearlos,... en definitiva, estropearlos.

Yo espero disfrutar de este curso. Por ahora no lo estoy disfrutando porque como siempre, los comienzos son agotadores: claustros, consejos escolares, reuniones de departamentos,preparación de los cheques de la gratuidad de los libros,... y lo peor de todo el hacer los horarios para que todo el profesorado esté contento (que casi nunca se consigue, claro), y ya nos ha costado unas cuantas horas de trabajo para, al final, no conseguir que el programa los generara (estuvimos el viernes desde por la mañana hasta las 6 de la madrugada del sábado y sin ningún resultado). Ya estoy agotada y aún no comencé con los alumnos ya que hasta el día 22 no comienzan los ciclos formativos, aunque los alumnos la verdad es que no suelen agotarme, al contrario, creo que son las horas en que más me relajo en el instituto.
Tommy, bienvenido a este blog del que soy asidua. Es cierto que ser profesor es una gran labor, aunque cada día está más difícil llevarla a cabo. Seguro que acabarás ganándote la confianza de todos.
Amaya, yo también soy una fanática de todo ese material escolar, solo que yo lo tengo todo en el despacho y lo cojo cuando lo voy necesitando.

Besitos.