martes, 23 de diciembre de 2008

Guantes sin dedos

Hace unos días, hablando por teléfono con mi amiga Belén, estuvimos comentando cómo soportábamos el frío. Coincidimos en que cuando más se notaba era trabajando, sentada y escribiendo en el ordenador, que se te quedan los dedos heladitos. Ella me dijo que se había comprado unos guantes sin dedos y que le iban muy bien. Yo, ni corta ni perezosa, la he imitado y encargué a mi tío que me comprase unos. No se pueden imaginar qué maravilla. Los guantes son negros y los usuarios se me quedan mirando con cara extraña pero ya lo dice el famoso refrán: ande yo caliente, ríase la gente...

5 comentarios:

Belén dijo...

Je, je. Te ha pasaodo lo mismo que a mí. Al ser negro da la impresión que estamos todo el día rebuscando en la basura.
Yo me acabo de comprar otros para ir cambiandolos, pero estos son de colorines, así da otra impresión. Pero la verdad es que trabajo muy a gusto con mis guantecitos.
Probadlos.

Raúl Cremades dijo...

Qué gran idea lo de los mitones. A mí no me hacen falta, porque los que se me quedan helados son los pies, y procuro ponerme calcetines gordos. Que disfutes con tu descubrimiento, Conchi.

Valle dijo...

Buen invento el de ese tipo de guantes (no sabía que se llamaran mitones). Yo hace años que los uso porque no soporto los guantes de toda la vida. Necesito que mis dedos puedan tocar y esa sensación de no tener tacto nunca me ha gustado, aparte de lo que entorpece para todo. Ya se sabe que "gato con guantes no caza ratones", así que a cortarle los deditos a los guantes, que es lo que hace mi madre cuando me compro unos de un color que me gusta, le recorta los dedos y ¡listos! Yo los tengo de varios colores y estoy dispuesta a aumentar mi colección.
BESITOS.
AH, Y ¡¡¡¡ FELIZ NAVIDAD A TODOS !!!!

Belén dijo...

A mi los pies tambien se me quedan helados y ni con calcetines ni con botas ni nada. solo si tengo una estufa bajo los pies consigo mantenerlos calentitos. (menos mal que alguien se apiadó de mi y me la trajo a la Fundación)
Felices fiestas a todos.

Amaya dijo...

A mí me pasa igual que a Raúl, los pies se me quedan helados. Y también la nariz. El resto del cuerpo ni sufre ni padece, pero como tenga los pies helados o la nariz soltando aguilla del frío es que brr ...bbrr me congelo.
Pero es una suerte que hayas descubierto como quitarte el frío con los guantes recortados o mitones.
A disfrutar y como bien dices: "ande yo caliente y ríase la gente".
Este refrán lo decía muy a menudo mi madre, que en los últimos años se protegía del frío con guantes, bufanda,pañoleta y todo lo que encartaba y la resguardaba del frío.