miércoles, 25 de febrero de 2009

Diario adolescente

Ya estoy terminando un libro superway, Motín en la Bounty. Me lo regaló mi amiga Flori, wapa. El protagonista es Turnstile, que está cañón y tiene una aventura superinteresante en un barco. Este libro está mortal y, obvio, os lo recomiendo...

No crean que he perdido la cabeza. Solo he querido imitar la jerga adolescente para recomendarles un libro.

3 comentarios:

Amaya dijo...

Lo de "obvio" no lo diría un adolescente. Y se te ve una adolescente madurita. Mis alumnos, màs que "wapa" dicen "tío" y da igual se le hablan a un chico que a una chica.Al menos este es el lenguaje de los adolescentes de la costa, no sé el de los de interior.

valle dijo...

¡Vaya jerga! Y lo peor de todo, a parte de no saber ni hablar, es que en los trabajos y en los exámenes utilizan esa forma de expresarse, y eso que se lo repito una y otra vez y que mis alumnos no son tan adolescentes ya, pero nada que no aprenden.
Espero que de aquí a final de curso se den cuenta de que les puede costar la asignatura, porque en eso y en las faltas de ortografía soy bastante exigente.
En fin, que igual algún día me acostumbro a esa jerga y hasta me llega a parecer normal utilizarla en el lenguaje comercial, (es que mis asignaturas son de la rama administrativa y de marketing), aunque no lo creo.
Besitos.
(Ya falta menos para vernos)

Belén dijo...

Hace tiempo que dejamos nuestra adolescencia, pero seguro que usábamos también una jerga muy distinta a la de nuestros mayores. Para ellos seguro que era raro escucharnos y no entendian nuestro comportamiento. Lo malo de esta generación no es la jerga, las pintas o sus gustos, es la poca educación o más bien la falta de respeto por los demás, no ya solo por los mayores que ellos sino también a los de su misma jerga y edad, incluso con ellos mismos.¿El motivo? Si fuese tan fácil echar la culpa a algo ya estaría resuelto, se unen muchas casas supongo. Una frase de mi época es "Me piro Vampiro".