miércoles, 18 de noviembre de 2009

Navegador GPS

El otro día compré un navegador GPS para el coche. El anterior ya murió hace unos meses. El nuevo es más sencillo y los mapas son mucho más simples, aunque eso sería lo de menos. También es más pequeñito y manejable que su antecesor. Pero no crean que por ser más simple, pequeño y manejable no es un chivato. Sí, hace algo que el anterior navegador no hacía y es que cuando te pasas un poco de la velocidad permitida ya te está llamando la atención, justo con esa palabra, ¡atención! Al principio no sabía a qué se refería cuando lo escuchaba hasta que me di cuenta de que aparecía un símbolo de peligro en la pantalla junto a una señal pequeñita que indica la velocidad. Y lo malo es que si no aminoras un poco te sigue llamando la atención, así que solo por no escucharlo más levantas el pie del acelerador y sanseacabó. Desde luego que es un buen método para reducir la velocidad, y es que te entra un remordimiento cuando escuchas eso de ¡atención!...

5 comentarios:

justy dijo...

Hola guapa!Cómo estás?hija,no te veo ni en fotografia,menos mal que se de ti leyendo este blog (cuando puedo).Otra cosa,yo se como quitarle ese molesto "atención!" al gps,cuando quieras me lo traes.Un besazo.

Belén dijo...

La verdad que tiene que ser molesto porque a veces es complicado ir a la velocidad permitida en algunos carriles, cuando podría irse a más velocidad sin peligro. Por otra parte está bien para que no te multen.
Besis

El hombre invisible dijo...

Mientras no se meta con la ropa que llevas o el peinado...

Amaya dijo...

A mí me parece bien este tipo de chivatos: te puede ahorrar alguna que otra multa.
Es de esos chivatos que benefician más que perjudican, aunque ... a veces, te crispe los nervios.
A mí me suele poner nerviosa el chivato del cinturón.
En mi coche no tengo, pero cuando voya en algún coche de alguien y tardo unos segundos en colocarme el cinturón de seguridad, me pone de los nervios y mataría al instalador de ese antipático pitido incesante y monótono que suena.
Así, que ante todo paciencia cuando nos pongamos al volante.
No nos aceleremos más de la cuenta, y el trayecto será más lúdico y apacible.

Chiqui Abreu dijo...

Genial, está muy bien que cada día la tecnología se humanice, ojalá tantas otras cosas nos hicieran esos llamados de atención tan oportunos como necesarios!!
Es un placer conocer tu blog, lleno de chispa como su nombre!
Conchi, vengo de la mano de un hermoso poema que te dedicó nuestro amigo Antonio Javier Fuentes, un tipazo de los que ya no hay, por cierto, te envía un fuerte abrazo, al cual me sumo con todo gusto!!
Besos,
Chiqui.-