lunes, 17 de marzo de 2008

Apuntógrafos

Los bibliotecarios sabemos muy bien quiénes son los apuntógrafos. Se trata de grupos de jóvenes universitarios que acuden a la biblioteca, sobre todo en vacaciones, con sus apuntes, folios de papel reciclado para escribir en sucio, rotuladores fluorescentes de todos los colores y modelos, y ya hasta con el ordenador portátil. La biblioteca se llena y tú debes tener cuidado con ni siquiera estornudar, porque se desconcentran. Pero eso sí, que no les llamen al móvil porque salen escaleras arriba a toda velocidad haciendo el ruido que sea necesario, o que no venga el colega de turno a saludar porque, tío, cuánto tiempo sin verse... Hoy comienza a llegar esta juventud a ocupar mesas y sillas y lo primero que se encuentran es una bibliotecaria carroza de 40 años, así que ¿para qué dar los buenos días? Pues no, mire usted. Lo primero que pregunto a este personal cuando entran "sin verme" es si es que no abulto. Ellos se sorprenden y al final sonríen entendiendo que lo que quiero es que me den los buenos días. Y me los dan. Luego les digo que ese trasiego que se traen de salir a fumar el cigarrito, entrar, salir otra vez para tomar café, entrar, volver a salir para echar el ratito con el amigo, entrar de nuevo... No, no, no, señores. Ustedes entran ya desayunados, con el cigarro fumado y los amigos más que saludados. Así que hasta hora y media después no se vuelve a salir para descansar. Esto es lo que hago, un cuadrante de entradas y salidas y, ¿saben?, los apuntógrafos lo agradecen, me dan los buenos días y hasta me piden que les controle, ¿qué les parece?

3 comentarios:

valle dijo...

¡Enhorabuena, Conchi. Así se hace!
Me parece estupendo que les enseñes esa disciplina, ese saber entrar y estar en los sitios. Y lo del cuadrante de entradas y salidas, una gran idea. ¿Cómo no te lo van a agradecer, si el principal fracaso de sus estudios viene de su falta de organización?
Por cierto, lo de carroza, para nada. Eres una chica que tiene sólo unos años más que ellos. Pero eso no es lo que les impide dar los buenos días, simplemente no entra en su cabeza que hay normas de educación, entre las que está la de saludar cuando se entra en un sitio.
Enfin, sé que te los ganas y que les ayudas con tu saber estar.
¡Buen día!

Raúl Cremades dijo...

Conchi, en el fondo eres demasiado buena. Además de hacer tu trabajo de bibliotecaria, estás enseñándoles técnicas de estudio y ayudándoles a ponerlas en práctica.

Amaya dijo...

Me parece estupendo que les hagas los cuadrantes y así controlen el tiempo de estudio.
El mayor motivo de fracaso escolar es que los alumnos no saben permanecer delante de los libros el tiempo necesario para retener las ideas básicas.
Son "culillos de mal asiento" y no tienen disciplina ni organización a la hora de realizar esquemas, elaborar resúmenes o memorizar apuntes y datos necesarios para desarrollar los temas.
Así que seguro que te agradecen ese control: la austeridad es esencial a la hora de preparar los exámenes, sobre todo, los universitarios.
No se puede andar perdiendo el tiempo con los cigarritos y los amiguetes. Ni desconcentrándose cada media hora.
Enhorabuena por tu magnífica labor en el cumplimiento de las reglas básicas de las técnicas de estudio.