domingo, 16 de marzo de 2008

Un bulto negro

Anoche mi hija actuó en una obra de teatro titulada Un bulto negro. Ella hacía de mexicana, testigo de un robo de cerdos. Era una obra muy graciosa y el público se rió muchísimo. Me sorprendió verla actuando porque nunca me imaginaba que con su timidez fuera capaz de ponerse ante un montón de gente en un escenario y hablar sin un solo titubeo, y con tanta tranquilidad... Creo que yo no podría hacer eso nunca por lo que admiro que ella, con once años, sí lo haya hecho y, encima, esté esta mañana tan feliz y tan contenta por su actuación deseando volver a repetir la experiencia.

1 comentario:

valle dijo...

¡Enhorabuena a tu hija por su actuación! Seguro que fue maravillosa.
Es curioso que la mayoría de los actores, cantantes o cualquier personaje que actúa de alguna u otra forma ante un público, siempre digan que son tímidos. Tu hija, según dices, también lo es, y aún así ha hecho una gran actuación. ¿Quién sabe? Igual tienes una futura estrella del espectáculo en casa y la llegues a ver triunfar en ese mundo.
Me alegro de que todo saliera bien y que sienta deseos de repetir la experiencia.
Besos para tu hija y que no pierda ese espíritu de interpretación.