jueves, 13 de marzo de 2008

Internet en la biblio

Hace más de un año que instalaron en la biblioteca cuatro ordenadores con acceso a internet para uso público. Estos ordenadores han supuesto la felicidad de los jóvenes y los niños que, como todo está en "el intené", ya no se esfuerzan en buscar en las enciclopedias, diccionarios, atlas, etc., obras estas que a ojos de la juventud pertencen al Pleistoceno. Pero no sólo los jóvenes vieron el cielo abierto con los ordenadores. Los más mayores, ya adultos, también vienen a pasar horas y horas delante de la pantalla y no exactamente para consultar el correo o buscar información para algún trabajo. Yo, al igual que otros usuarios, puedo ver lo que están mirando porque los ordenadores los tengo a mi derecha y no a mucha distancia, pero ellos no se cortan (que conste que a mí me da igual lo que hagan pero me siento molesta por el resto de usuarios que sí están algo incómodos). Por supuesto que si hubiera niños delante ya les habría llamado la atención pero como son muy listos sólo vienen por las mañanas, que no hay niños. Esta es una especie de lacra que tengo con estas personas a las que no sé si decirles algo o no, o cómo decirles que los ordenadores no están para eso, y que nos les siente mal o me digan que para eso la biblioteca es pública... ¿Alguna sugerencia?

4 comentarios:

Raúl Cremades dijo...

Conchi, mi sugerencia es que hables con el informático del ayuntamiento para que instale algún filtro y así no se puedan visitar según qué páginas web. De este modo no sería tan violento para ti el tener que decirles algo a estos supuestos "adultos".

Amaya dijo...

Estoy con Raúl en poner un filtro para impedir la apertura de ciertas páginas blogs. Y si no algo más rudimentario: cortar la conexión con el servidor a través del router. Cuando vean que persite varios días el problema se aburrirán ... claro que así a lo mejor se desencantan con la biblioteca y no la pisan más. Pero me imagino que este tipo de gente que no se corta un pelo, solo irán a la biblioteca para engancharse a internet y ver obscenidades o leer el periódico.
Y este tipo de sujetos, posiblemente no casen muy bien en la biblioteca municipal.

Eusebio dijo...

Hola Conchi y demás "comentaristas". En la biblioteca de San Fernando tenemos salas separadas para niños y adultos por lo que el problema se minimiza bastante. Tenemos filtros para los niños para que no vean determinadas páginas y para los adultos existe una "prohibición" de meterse en páginas racistas, xenófobas o porno, pero se lo saltan cuando quieren; si les vemos les decimos que salgan de ahí, aunque ellos suelen minimizar la pantalla cuando nos ven acercarnos. Un día vimos por las cámaras de televisión de la sala de internet a un adulto viendo una peli porno y le expulsamos una temporada, pero no ha vuelto a venir por la biblio. En este tema creo que nos cortamos más los adultos que los más jovencitos, tenemos más prejuicios.

Anónimo dijo...

Creo que lo mejor es el filtro para TODOS LOS PUBLICOS. Además, creo que la biblioteca no es sitio para ese tipo de Páginas.¿A que no hay Revistas Porno en tu Biblioteca?, quien quiera ese tipo de lecturas lo puede hacer en su casa, el parque, etc. Pues lo mismo debe pasar con los que quieran ver ese tipo de páginas,que las vean en sus casas o en el ciber.
CADA COSA EN SU SITIO.

El Hombre de la Playa