viernes, 2 de mayo de 2008

Quién me mandaría meter la mano

Anoche hice una pizza en el horno de mi casa. Es una de las pocas cosas que sé hacer: precalentar el horno, quitarle el plástico a la pizza y esperar a que se haga. Qué sencillo ¿verdad? Pues no es así. Cuando metí la pizza en el horno ya caliente me quemé el dedo anular de la mano izquierda al rozarlo con las resistencias al rojo vivo. Me eché vinagre rápidamente (era lo que tenía a mano) y no llegó a salir la ampolla. Pero esta mañana me duele que ni se imaginan, y eso que es una quemadura de unos dos centímetros solamente (qué debe ser cuando algunas personas se queman parte de su cuerpo en algún accidente...). Creo que a partir de ahora utilizaré los guantes para el horno, que para eso están (y desde aquí se lo aconsejo a todos) o, mejor, encargaré las pizzas por teléfono a la pizzería, desde luego.

2 comentarios:

Amaya dijo...

Conchi, es evidente que lo tuyo no es la cocina. A quién se le ocurre, sin apenas experiencia alguna, meter las manos en el horno sin los guantes debidos. Sí, para eso están; para evitar quemaduras en manos poco ágiles en estos menesteres.
Yo, que habitualmente hago pollo asado con patatas al horno para mis sobrinos muchos domingos, los uso en ambas manos: no quiero sustos y eso que me he criado en una cocina. Y por eso mismo; he visto buenas quemaduras y cortes profundos. No es ninguna tontería el horno ni el uso de los cuchillos de cocina o machetes para la carne.
Así que ya sabes: mujer precavida vale por dos.
Bromas aparte, espero que tu quemadura sane pronto y no te duela demasiado.

Conchi: En el instituto de una amiga mía de Ciudad Real han tenido la feliz idea de regalarle un libro a todos los alumnos que este año consigan el título al acabar 4º de ESO y a los que aprueben 2º de Bachillerato. Es un bonito recuerdo para final de cada ciclo.
Ella me pide que a través de la Fundación le recomendemos algunos títulos para estas edades y que sean bastante novedosos; me refiero a que acaben de salir al mercado para que casi ninguno lo tenga.
Yo pensé en un primer momento en " El niño con el pijama de rayas " pero seguro que algunos de ellos ya lo tienen en sus casas.
Mándame un correo con tus sugerencias. Ya se lo he comentado a Raúl también; él te dará mi correo.

Eusebio dijo...

Cuidado con la cocina, Conchi, que es un sitio MUY peligroso. Yo por eso no cocino casi nada, eso sí, limpiarla la limpio un montón para compensar.
Cuídate,
Besos