martes, 27 de mayo de 2008

Regalo de libros

Ayer la hermana de una amiga mía, que trabaja en una editorial, me envió varios libros infantiles chulísimos. Me hizo mucha ilusión abrir el paquete (vaya, como si una no estuviese entre libros todo el santo día) y ver y tocar esos libros nuevos y brillantes. Casi me daba pena estrenarlos para que no se "deformasen". Pero, sobre todo, hay dos de ellos que me llamaron la atención. Son troquelados y muestran a los niños conceptos relacionados con el tiempo o la astronomía. Son preciosos. Así que, como hoy vienen de visita a la biblioteca cuatro grupos de niños de 2º curso de primaria, utilizaré estos libros para hacer una actividad con ellos, enseñándoselos y preguntando cosas sobre él a modo de adivinanzas. Serán mis conejillos de indias pero ya estoy deseando mostrarlos y ver si les gustan tanto como a mí.

1 comentario:

Amaya dijo...

¡ Qué bonito es acariciar las tapas de un libro nuevo ! Sentir su tacto y su olor. Da pena abrirlo y deformarlo, pero también la curiosidad por indagar su interior hace que no te resistas a descubrir su interior.
Seguro que los niños disfrutan de esos pequeños pero grandes tesoros.
Se recrearán jugando con ellos y manoseándolos, descifrando sus letras y dibujos.
La experiencia será grata para todos. ¡ Que lo disfrutéis plenamente!