martes, 15 de diciembre de 2009

Carné de estudiante

Ayer recibí el carné de estudiante de la USAL. Abrir el sobre y ver la tarjeta magnética parecida a la que utilizamos para sacar dinero del cajero me hizo mucha ilusión. Lo que me vino a la mente en ese momento fue el primer carné de estudiante que tenía en Granada, que era una tarjeta de cartón con mi fotografía pegada en un recuadrito y mis datos escritos a mano... De eso ya hace tiempo, claro. Qué diferencia. Con este nuevo carné podré acceder a los recursos de la USAL de forma remota, sin tener que desplazarme los cuatrocientos kilómetros que separan Azuaga de Salamanca, cosa que sería impensable hace unos años. Desde luego que la tecnología nos hace la vida mucho mucho más fácil.

4 comentarios:

Beloca dijo...

Yo me ilusioné mucho con mu nuevo carnet de identidad. Me creia que con el nuevo chip iba a poder hacer mil y una cosas, una lástima cuando me di cuenta que para ello necesitaba un aparato para que pudiese leer el chip del DNI. Menos mal que luego me saqué el certificado digital, alque que ni siqueira podemos ver, un programita que se instala en un ordenador y listo, ya te reconocen en las administraciones públicas.
La maravilla de la tecnología.

trendeotonyo dijo...

Felicidades, Conchi, por tu estupendo blog que conocí por un poema de un amigo común, Antonio Javier Fuentes. Ánimo en esta labor por la cultura. Te dejo el enlace de un blog de una amiga de tu tierra, también bibliotecaria: http://biblioalange.wordpress.com/.
Felices días.
Besos desde mi bahía.

Antonio R. Fenutría dijo...

Tu último comentario, sobre el carné, me hace pensar en cuanta gente estamos valorando, disfrutando, de las nuevas tecnologías, y a la vez mantenemos la fascinación sobre elementos que se pueden considerar antiguos; antiguos en el sentido de su utilización desde hace mucho tiempo y no de obsoletos, me refiero a los libros, por ejemplo. Toda la liturgia que a los amantes de los libros nos fascina: la promesa de bienvenida, el placer de abrirlos por primera vez, la textura del papel,su olor, etc. etc. No, no pienso renunciar a ellos ni a ningún otro medio que me sirva para disfrutar y/o para informarme. Afortunadamente, se me pasó la época de: ¿más a mapá o a papá?; pues, mire Vd. ¡a los dos!

El hombre invisible dijo...

USALó, USALó muchoooooooo